¿Te imaginas pasear por las calles de Broadway sin gastarte un dólar o conocer los recovecos más espectaculares del Everest sin pasar frío? Todos estos lugares, y muchas cosas más, ya están al alcance de tu mano, o, mejor dicho, de tus ojos.
Hablamos de realidad virtual una experiencia extremadamente inmersiva, que puede ser disfrutada sanamente para simular algo real, al usar un dispositivo o aplicación de realidad virtual, podréis entrar en simulaciones especiales.
El usuario controla su medio ambiente y tiene el poder de mirar alrededor en cualquier escena y de interactuar con los objetos en la misma.

Pero la realidad virtual no se queda en el mundo del ocio, y sus aplicaciones en otros campos como el de la medicina y la industria son muy prometedoras: simuladores para formación médica, formación para los trabajadores… muchas son las ventajas que este tipo de entrenamiento puede ofrecerle a cualquier empresa que desee que sus empleados aprendan mediante realidad virtual, como: Reducción de costos, escenarios seguros, entrenamiento personalizado…

¡Hay más de 4 millones de dispositivos de realidad virtual en el mundo!