La Realidad Aumentada (RA) se ha extendido enormemente en los últimos años y en 2016, las empresas invirtieron 2300 millones de dólares en ella. Se trata de una tecnología que agrega elementos virtuales a una realidad existente, a diferencia de la realidad virtual, que se aísla completamente de lo real.

Sus aplicaciones son numerosas, así como el uso en diferentes dispositivos.
Una de las aplicaciones más importantes, es la que se le da en el sector de la educación, que permite a los estudiantes mejorar en habilidades y competencias, a través de la contextualización y hologramas 3D. O como en el sector de la arquitectura, que supone una herramienta práctica que permite mostrar proyectos terminados en maquetas 3D sobre un plano como si ya estuviera construido.

En general, para las empresas ha supuesto una excelente manera de que los clientes experimenten lo que su producto puede ofrecerles de una forma divertida e interactiva. La imagen publicitaria se ha vuelto una experiencia de inmersión, que entretiene y capta la atención del grupo objetivo. También puede ayudar a reducir los gastos, ya que se podrá comunicar todo sobre productos, servicios y novedades desde un dispositivo móvil. Otra de las ventajas de realidad aumentada es que las empresas estarán un paso adelante de la competencia sin importar lo parecido de sus productos, gracias a las experiencias inolvidables que esta les brinda a los clientes.